Te abrochas los cordones de tus «zapas»?

Te abrochas los cordones de tus «zapas»?

Si respondes NO a la siguiente pregunta, quizás NO te interese el artículo

Dando un vistazo por internet me doy cuenta que la mayoría de webs que hablan de cordones son exclusivamente para la venta decorativa de la zapatilla o zapato. En el mejor de los casos contando que este lleve cordones … ¿Qué ha pasado? ¿Cómo ha evolucionado la función del cordón hasta el día de hoy?

Sólo se asocia correctamente la función del cordón en el caso de calzado deportivo

Comenzaremos por explicar para qué sirven los cordones, y es que, son los encargados de realizar la sujeción del calzado en el pie. Además, con una buena sujeción conseguiremos una mayor propioceptividad dado que es a través de los ligamentos que percibimos la situación de nuestro cuerpo en el espacio. Una consecuencia directa será un aumento de la estabilidad durante la marcha.

Encontraremos en el mercado muy calzado tipo mocasín, muy utilizado en hombres, o bien bailarinas o botines en mujeres, donde los cordones, o bien un sustitutivo de estos, no existen. Las marcas se han ido adaptando a la evolución de las personas donde su día a día se ha vuelto muy sedentario. Al tiempo que las personas que van llegando a una «cierta» edad les resulta complicado agacharse para atarse los cordones del zapato.

Es un contrasentido: sin darnos cuenta en entramos en una dinámica donde se invierten las funciones y será el pie lo que sujete el calzado y no al revés, como debería ser.Esta acción la realiza aumentando la garra distal con la correspondiente tensión de zonas tendinosas y ligamentos de la musculatura intrínseca del pie como los lumbricales y interóseos.