Confinamiento y pies

Confinamiento y pies

Hoy hace un mes del Decreto del Estado de Alarma en nuestro país. Eso ha conllevado a un cambio de hábitos evidentes para todos. En la mayoría de los casos el confinamiento se ha traducido en un aumento de las horas transcurridas en casa.

Amigas mías de la infancia con las que continuamos teniendo una excelente relación, han estado preguntándome por el cuidado de los pies, sobretodo de la parte externa del pie, de la que se ve y es mas evidente, el cuidado de la piel (les dejaré una pauta útil para evitar las grietas de los talones al final del artículo) pero voy a dejar para el próximo blog este apartado de belleza de pies para abordar aquí el punto que siendo más silencioso, porqué es el que no se ve, puede conllevar patologías agudas como la Fascitis Plantar o una Metatarsalgia.

Tenemos claro por otros artículos cuál debería ser el calzado, de calle https://soniagiussani.com/es/2019/11/que-zapatos-me-compro-pautas-claves-para-no-equivocarse/, más adecuado, pero….

… y cuando se invierten los papeles y el teletrabajo nos obliga a estar en casa?

E aquí la respuesta. SIMPLE. Dos opciones para la salud biomecánica del pie:

  • O bien, ir descalzos
  • O ir, bien calzados

No existe término medio, aquí no hay matices de grises.

Y es que el pie, con las típicas zapatillas de «saltar de la cama», (aquellas descubiertas de la parte de atrás) debe estar constantemente sujetándolas para no perderlas. Esto lo realizará activando el tendón del flexor común de los dedos muchas veces acompañado de una hiperextensión del extensor largo del 1er dedo. Con este gesto repetido cada milésima de segundo al realizar micropasos multiplicará de manera exponencial los efectos nocivos en los pies.

La consecuencia más frecuente es la metatarsalgia por sobrecarga de las cabezas de los metatarsianos puesto que los dedos no realizarán la función de propulsión


En un periodo más prolongado en el tiempo y con alguna alteración previa que muchas veces pasa desapercibida también es muy común la Fascitis Plantar por el desequilibrio músculo-tendinoso que se genera entre el dorso y la planta del pie.

Por lo que la primera de las opciones, ir descalzos, la recomendaría a las personas que gozan de una buena salud de pies.

En los demás casos, si es Usted una de las personas que habitualmente ya visita a su Podólogo o bien siente que desde el confinamiento sus pies se fatigan, le recomiendo calzarse adecuadamente y cuando pueda, acuda al Podólogo.

A más a más, el efecto secundario de evitar calzados como el de la foto de encabezado que favorecerá el cuidado y la belleza de los pies, es que evitaremos la aparición de las grietas en los talones puesto que en el calzado tendremos un contrafuerte que recogerá, distribuirá y disipará las presiones que se generan en el choque de talón cuando iniciamos el paso siendo estas presiones la causa de la tensión generada alrededor del talón dando lugar a los temidos «talones agrietados»

 

CONCLUSIÓN: Un buen calzado durante el confinamiento no sólo ayudará a mantener una piel libre de grietas sinó que evitará disfunciones del pie que podrían causar consecuencias más graves.

Seguro que más de uno, a parte de mis amigas, agradecerán una aclaración tan simple y tan necesaria a la vez!